Reviven los antiguos cabarets de Berlin

Por Paloma Lirola para HOLABERLIN

Nostalgia. Los legendarios salones de baile de Berlín.

Si bien es cierto que la II Guerra Mundial arrasó gran parte de Berlín y muchas edificaciones antiguas desaparecieron, aún quedan en pie varios lugares emblemáticos que siguen rememorando la época de los antiguos cabarets y la pasión de los Dorados Años 20 por los bailes de salón. Quizás estén algo escondidos, puede que no se encuentren fácilmente en un paseo casual por la zona céntrica de Berlín, pero están muy cerca y tienen mucha historia que contarnos.

Tal es el caso, por ejemplo, de la sala de baile Clärchens Ballhaus, localización que visitamos en nuestro Tour Berlín, Años 20: "Sexo, Drogas y Charlestón". Pisar este lugar es viajar al pasado en un segundo gracias a que sus actuales dueños supieron conservar el interior casi intacto a su aspecto original.

By Beek100 (Own work) [GFDL (httpwww.gnu.orgcopyleftfdl.html) or CC BY-SA 4.0-3.0-2.5-2.0-1.0, via Wikimedia Commons

Este mágico local situado en la Auguststraße del barrio de Mitte, continúa dedicándose en la actualidad a lo que inicialmente fue: un salón de baile donde poder ir, diariamente, a poner en práctica pasos de Waltz, Swing, Cha cha, Tango, etc., según la programación semanal.

Abrió sus puertas en 1913 bajo el nombre de su primer propietario: Bühlers Ballhaus. Sin embargo, pronto cambió de dueño puesto que Fritz Bühler perdió la vida en la I Guerra Mundial. Fue entonces su esposa Clara la que continuó haciéndose cargo del negocio cambiando el nombre con el traspaso. La traducción de "Clärchen" al castellano es, de hecho, el diminutivo de Clara, Clarita.

By Nicor (Own work) [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons

Aunque son muchas las leyendas que se cuentan, algo sí es seguro: el cartel que hoy en día sigue coronando la entrada es un diseño original del gran Otto Dix.

Cerró sus puertas durante la II Guerra Mundial bajo la prohibición de Goebbles de celebrar eventos públicos, fundamentalmente de entretenimiento, y no fue hasta 2005 que se volvió a abrir para deleite de oriundos y foráneos. La estructura del edificio se vio alterada por los bombardeos arrebatándole su fachada principal, espacio que hoy se destina a jardín de cerveza en los días cálidos.

No pierdan la oportunidad de entrar y echar un vistazo pues, además, pueden disfrutar de una carta bastante amable para el paladar o sencillamente tomar un café mientras observan la destreza (o falta de ella) de las parejas que se afanan en probar los bailes aprendidos. Puede que hasta se deje sacar a bailar.

Dejamos atrás ahora el Clärchens y caminamos dirección noreste por la Chausseestraße. En el número 102 encontramos un solar y un edificio al fondo que con su algo destartalada fachada no logra hacernos imaginar qué hay tras unas puertas de cristal vagamente decoradas. Solo cuando cae la noche se enciende un luminoso con su nombre a pie de calle.

No obstante, estamos ante el salón de baile más antiguo de Berlín: el Ballhaus Berlin. Este legendario lugar fue construido en 1905 y fue el único de la zona que sobrevivió al paso del tiempo. Durante los Años 20, toda la Chaussestraße era una calle con numerosos y muy diversos palacios de baile.

Comenzó llamándose "Zum Alten Baden" y disponía de un gran jardín para tomar el café. En 1911 pasó a ser una sala de fiestas llamada "Schwantkes Festsäle" para finalmente ser nombrada "Chaussee-Palast".

Puede que de las cosas más llamativas que conserve esta localización sea las 44 mesas con teléfonos originales de los años 30. De hecho, estos teléfonos siguen funcionando y pueden usarse para que el comensal de una mesa se comunique con alguien sentado en otra. También conserva el estuco en las paredes y una preciosa escalera de caracol que conduce a la planta superior donde las mesas se colocan en una suerte de balconcitos.

Al igual que el Clärchens, el edificio delantero del Ballhaus Berlin fue derribado por los bombardeos pero esto tampoco pudo impedir que el local continúe en activo hoy en día, afortunadamente. No ofertan una programación tan regular por lo que hay que prestar atención a su página web, aunque aquí no es difícil encontrar y poder disfrutar de eventos relacionados con el Cabaret, con el Burlesque, el Tango y el Swing y, en general, con una promesa de largas noches de baile y desenfreno.

Como ven, en Berlín sigue habiendo bellos lugares en los que aún se respiran nostalgia y decadencia. 

En esta entrada te recomendamos más lugares: Cabaret y Kabarett en Berlín

Berlín, Enero de 2016

Categorías: 

Añadir nuevo comentario