Museo para los amantes de la moda, el diseño y las artes decorativas busca visitantes

Por todos es sabido que Berlín está en pleno proceso de reurbanización, reestructuración y reconstrucción.

Esto es así casi desde que acabó la Segunda Guerra Mundial, pero es algo que no deja de llamar la atención del visitante novato o del turista casual que al llegar a Berlín alucina con la cantidad de grúas y socavones que adornan el perfil de la ciudad. Hay muchos lugares de interés que no podremos visitar porque están de “restauración”. 

Bild: Dácil Granados

Pero hay muchos otros que ya han pasado el proceso de reseteo y que podemos visitar sin tener que usar casco de obra. Es el caso del Kunstgewerbemuseum (Museo de Artes Decorativas).

El pasado 22 de noviembre de 2014 tuvo lugar su re-inauguración tras una remodelación parcial, un nuevo diseño expositivo y renovación de imagen que ha durado 2 años. El edificio, un diseño original del arquitecto Rolf Gutbrod, famoso en la Alemania de los sesenta, fue modernizado por el estudio de arquitectura de Kuehn Malvezzi.

Con este cambio pretende convertirse en un nuevo museo, o por lo menos un museo más accesible y apetecible de visitar, ya que ellos mismos se consideran el patito feo de los museos estatales de Berlín.

El resultado no es un museo nuevo, pero sí un museo sometido a un toque de bótox museográfico. Durante cierto tiempo ha permanecido cerrado al visitante, y ahora presenta una imagen absolutamente novedosa y atractiva para acercarlas artes decorativas, la moda y el diseño en Alemania a todos los públicos.

La remodelación pretende situar al museo entre las grandes instituciones europeas con colecciones similares. Con su reapertura, el Kuntsgewerbemuseum mantiene a su vez la atención puesta sobre el Kulturforum y sus edificios. Al cerrar recientemente la Neue Nationalgalerie hay que mantener el resto del área atractiva a los visitantes, ya que la Isla de los Museos (Museumsinsel), considerada la milla de oro de los museos berlineses y situada en el sector oriental, sigue siendo la competencia más fuerte del Kulturforum. Por cierto que este espacio y los edificios que contiene se crea precisamente para competir con la isla y sus museos allá por los años 60. Tras la Segunda Guerra Mundial y la posterior división de Berlín la mayoría de colecciones de museos se encontraban en el lado comunista de la ciudad, por lo que se elaboró un plan para crear una nueva área cultural en el sector occidental. Así nace el Kulturforum.

Estos son los edificios que contiene:

-Kunstgewerbemuseum (Museo de de Artes decorativas)

-Neue Nationalgalerie (Nueva Galería nacional)

-Gemäldegalerie (Galería de Pintura)

-Musikinstrumenten Museum (Museo de Instrumentos de música)

-Kupsferstichkabinett (Gabinete de Grabado)

-Philarmonie (La Filarmónica)

-Kunstbibbliothek (Biblioteca de Arte)

-Kammermusiksaal (Sala de Música de Cámara)

-Neue Staatsbibliothek (Nueva Biblioteca Estatal)

-Ibero-Americanisches Institut (Instituto Iberoamericano)

-Wissenschaftszentrum (Centro de las Ciencias)

-St. Matthäus-Kirche (Iglesia de S. Mateo)

Como vemos, una interesante lista de instituciones, espacios para el arte, la ciencia o la música. Y entre todos ellos, el Kunstgewerbemuseum. Las exposiciones permanentes y temporales, organizadas por este museo pueden verse en realidad en dos localizaciones en Berlín: una es en el ya citado edificio del Kulturforum y otra en el pintoresco Schloss Köpenick que está en otra isla, pero ésta situada cerca de la desembocadura del río Dahme y bastante alejado del centro de la ciudad. En ese palacio lo que podremos encontrar son obras maestras del diseño de interiores de los siglos XVI al XVIII.

El Kunstgewerbemuseum es el museo más antiguo de su tipo en Alemania. ¿Qué nos podemos encontrar en sus salas? Con lo que nos vamos a tropezar si visitamos sus varias plantas es una colección de objetos decorativos, mobiliario y moda provenientes de las artes y oficios europeos.

Nuestra parte favorita de todo el museo son las salas dedicadas a la moda y al diseño industrial. 

Las salas dedicadas a la moda son las más nuevas y llaman la atención tan pronto entras. En grandes vitrinas iluminadas débilmente por cuestiones de conservación, encontramos alrededor de 130 piezas que nos narran 150 años de historia de la moda. Pareciera que caminamos a través de los escaparates de una galería comercial llenos de creaciones de modistos famosos como Paul Poiret, Elsa Schiaparelli, Chanel, Paco Rabanne o Christian Dior. Esta es la primera vez que Berlín tiene una exposición permanente dedicada exclusivamente a la moda. Zapatos, sombreros, ropa interior o bisutería es sólo una pequeña parte de todo lo que podremos encontrar a parte de los vestidos de todas las épocas. El núcleo de la exposición es la colección de Martin Kamer y Wolfgang Ruf, que fue adquirida por el museo en 2009. 

Otro punto a destacar son las nuevas salas dedicadas al diseño industrial. Esta selección presenta clásicos de la Bauhaus junto con los diseños de personajes famosos de diseño contemporáneo como Ettore Sottsass, Philippe Starck o Konstantin Grcic. Una galería de sillas termina de redondear la visita, con una impresionante selección de diseños innovadores desde el siglo XIX hasta la actualidad. 

También hay varias salas dedicadas al Jugendstil y Art Deco. Organizados temáticamente, estas diversas zonas están dedicadas a los movimientos artísticos de la Exposición Universal de París a finales de la década de 1920. 

Forman el escenario perfecto para los ornamentos de René Lalique, los muebles de Henry van de Velde y las vidrieras de César Klein. Literalmente cada vitrina esconde un tesoro.

Bild: Dácil Granados

parte de la colección, el edificio en sí mismo (como todos los del Forum, referencia imprescindible para todos los amantes de la arquitectura), es una estructura llamativa. La construcción del empieza en los años sesenta pero no se termina hasta 1985 y se construye en base a los diseños del ya citado Rolf Gutbrod, uno de los principales arquitectos alemanes de los años sesenta. La marca característica de Gutbrod es que el edificio muestre sus elementos estructurales, lo que le da cierto aire industrial y en ocasiones frío y bastante sobrio. Pero la idea del arquitecto era que el edificio dialogara con el cercano parque de Tiergarten, manteniendo un equilibrio entre la frialdad del hormigón y la presencia de la naturaleza. Por fuera es casi un búnker, pero una vez en el interior los visitantes son recibidos con una escalera abierta, que tiene una presencia casi escultórica, y con generosos y amplios espacios interiores con vegetación. 

Si te interesa la moda, el diseño, la decoración o la arquitectura, este es sin duda tu museo.

Horario: Martes a viernes de 10 a 18 - Sábados y domingos de 11 a 18 - Lunes cerrado

Entradas: Normal 8 € - Reducida 4 €

Ticket online 7 € Ticket online reducido 3,50€

http://www.smb.museum/museen-und-
einrichtungen/kunstgewerbemuseum/home.html

Cómo llegar:

Matthäikirchplatz

10785 Berlin

U-Bahn U2 (Potsdamer Platz)

S-Bahn S1, S2, S25 (Potsdamer Platz)

Bus 

M29 (Potsdamer Brücke) M41 (Potsdamer Platz Bhf / Voßstraße); M48 (Kulturforum) M85 

(Kulturforum)

200 (Philharmonie)

 

Dácil Granados para HOLABERLIN

Añadir nuevo comentario