HOLABERLIN viaja en TRABI, el coche de la Alemania comunista!

HOLABERLIN ya tiene su propio coche! Nada menos que un Trabant 601, modelo 1968, el coche que se fabricaba en la República Democrática Alemana.

Tour_Trabi-12_1Tour_Trabi-11_1Tour_Trabi-13_1Tour_Trabi-14_1Tour_Trabi-15_1Tour_Trabi-1_1Tour_Trabi-22_1Tour_Trabi-29_1Tour_Trabi-44_1Tour_Trabi-5_1Tour_Trabi-9_1Tour_Trabi-7_1

Fotografía: Lorena Velasco

Qué es un Trabi y cuál es el significado histórico de este vehículo?

A finales de los años 50 nace la VEB Sachsenring Automobilwerke Zwickau, una empresa estatal que se dedica a fabricar coches dentro y fuera del bloque comunista, aunque sin mayor éxito fuera de la éste.Allí nacen los Trabant, la palabra alemana para “satélite”, algo que nos remonta a pensar en lo que ocurría en esas épocas: querra fría, el mundo dividido en dos: Occidente y Oriente, la carrera espacial, armamentística… el Sputnik.

El “Trabi”, nombrado así cariñosamente por los alemanes, era un coche básico, hecho de manera artesanal sin mayores lujos, pensado para que el que lo comprara pudiera repararlo por su cuenta, desarmarlo y armarlo sin mayores dificultados, con muy bajos costos de mantención.

El gran problema de la producción de estos coches, era su ineficiencia, generando listas de espera de hasta 15 años para quien quisiera adquirir uno. Así, no era raro que los mayores anotaran a sus nietos e hijos para que ya contaran con uno al llegar a la mayoria de edad.

La gama constó de Trabant 500 (1957-1962), Trabant 600 (1962-1964), Trabant 601 (1963-1991)… el nuestro!!  y Trabant 1.1 (1990-1991).

Durante ese tiempo, apenas se cambió en unos pocos aspectos estéticos o mecánicos.

Como nos cuenta el especialista Javier Costas en un artículo especial dedicado al Trabi en la web de “Motorpasión”:

“Su base no podía ser más sencilla, un motor bicilíndrico de 500-600 cc y dos tiempos, heredado de un diseño de antes de la Guerra de los fabricantes de motocicletas DKW. Llegó a dar 18-26 CV de potencia y sus prestaciones eran esenciales. Cuando salió a la venta, tenía algunos elementos de “alta tecnología”, como una suspensión independiente, elementos de carrocería hechos de material reciclado, tracción delantera y chasis monocasco. Su enorme simplicidad le hizo muy duradero, un Trabant podía durar utilizable la friolera de 28 años.

Como era muy difícil de adquirir y los tiempos de espera eran eternos, sus dueños se preocuparon muchísimo de tenerlos cuidados y mantenidos. El motor estaba refrigerado por aire, y a falta de sistema de lubricación, el aceite se echaba directamente en el depósito de combustible (las primeras versiones no tenían ni medidor de su nivel).

El motor más sofisticado que tuvo fue un 1.043 cc (1.1) heredado de Volkswagen gracias a un acuerdo entre las dos Alemanias previo a su reunificación. Al caer la URSS, la producción del Trabant se hizo inviable sin subvenciones públicas y dejó de comercializarse, pero no desapareció del todo.

Durante la época comunista, hasta 1991, los Trabant eran muy populares, también se les conocía como Trabbi o Trabi. Pero al llegar el modo de vida occidental, muchos de ellos fueron abandonados a su suerte y relativamente olvidados. Los coches alemanes de Occidente no tenían nada que ver con ellos.

Los Trabant no eran nada eficientes, consumían unos 7 l/100 km de gasolina, y eran lentos de narices. Alcanzaban los 100 km/h en unos 21 segundos y a duras penas podían alcanzar los 112 km/h. De hecho, su nivel de emisiones es escandaloso comparado con cualquier utilitario de los años 90 que no cumplía ni la Euro1.

Un vistazo al interior de un Trabant haría replantearnos cuán lujoso es un coche actual de los pelados pelados. Elevalunas eléctricos, retrovisores ajustables, climatización, llantas de aleación, radio, antinieblas… eran lujos a los que ningún Trabant pudo aspirar. Miento, el más lujoso tuvo antinieblas.

Hubo versiones sedán, familiar e incluso descapotables. Llegó a haber una versión de embrague pilotado, pero con cambio de marchas manual, para personas con problemas de movilidad. Hasta hubo una versión de carreras, Trabant 800 RS, con un motor 0.8 y 65 rabiosos caballos de potencia.

Los Trabant han pasado a tener un valor icónico desde los años 90, como un vehículo que motorizó a una nación (o la mitad de una), se fabricaron más de 3 millones de coches. Muchos de ellos se han tuneado, convertido en objetos de arte, o simplemente en objetos de la historia de Alemania.

La marca podría haber llegado más lejos de no ser por la disponibilidad de recursos económicos. Se ha intentado recuperar más de una vez, pero con escaso éxito. Puede que acabemos volviendo a ver coches Trabant por la calle, pero su relación con el modelo antiguo será más sentimental que otra cosa.

Si alguien viaja a Alemania y dispone de un presupuesto holgado, le recomiendo que se plantée alquilar un cacharro de estos, aunque sea menos glamuroso que poner un BMW Z4 a 250 km/h en cualquier Autobahn.”

Fuente: Artículo “Trabant, el coche de la Alemania Comunista“, junio de 2010.

Con nosotros tienes tu oportunidad!

Verás nuestro Trabi con la imagen de marca HOLABERLIN circulando por las calles de Berlín, o aparcado en los lugares de mayor interés turístico de la ciudad con folletería explicativa de nuestros recorridos.

También, si lo deseas, tendrás oportunidad de dar una vuelta con nosotros o de manejarlo tú mismo!

Marco y Silvana en nuestro Trabi, Agosto 2012

No te pierdas de descubrir la ciudad sobre esta cuatro ruedas llenas de historia! Te esperamos!

Romina y Marc en nuestro Trabi, Octubre 2013

Más fotos de esta inolvidable experiencia que puedes vivir con HOLABERLIN:

 

Consulta detalles a hola@holaberlin.com

Comentarios

Buenas tardes En el puente de la Constitución estuvimos visitando Berlin e hicimos varias excursiones con vosotros. Todo perfecto, coordinado y muy interesante, pero la excursión del paseo nocturno en el coche de la Alemania del este y la degustación de cervezas fue súper chulo y muy muy divertido, la excursión termina en una cervecería tomando una salchicha y otra cerveza pero en un "local" autóctono. Es una excursión muy muy divertida. Son una empresa muy recomendable Gracias por la experiencia.

Francisco Luis Domene
Lunes - 10 / 02 / 2014

Hola!! Ya estamos de vuelta!!! Os mandaremos las fotos del martes! Fue una gran experiencia y empezar el viaje asi fue fantastico!! Pd: Gonzalo si vas a Barcelona y te gusta la cerveza vé a BieCarb. Y si quieres probar algo típico de Girona, la bebida que te dijimos se llama Ratafia (marca Russet). Un saludo des de Girona!
Romina
Miércoles - 06 / 11 / 2013

Añadir nuevo comentario