Berlín 1933-1938. Diversidad destruída

El título de este post es la consigna temática para este 2013 en Berlín, marcada por dos aniversarios: el de los 80 años de la toma de poder de los nacionalsocialistas en 1933 y el de los 75 años de los pogromos de noviembre de 1938. Dos de los sucesos más tristes y nefastos para la historia alemana, y si bien los pogromos se llevaron a cabo en todo el Reich simultáneamente, ambos hechos tuvieron su epicentro en Berlín.
El eje de las actividades educativas y conmemorativas es la muestra gratuita Zerstörte Vielfalt - Diversidad Destruída, que desde el 31 de enero y hasta el 10 de noviembre de este 2013, se expone en el Deutsches Historisches Museum - Museo de Historia Alemana, en Unter den Linden 2. Paralelamente a la misma, unos 500 proyectos y eventos son llevados adelante por otros museos, memoriales, asociaciones privadas así como diversas iniciativas. Se ofrecen y exponen proyectos artísticos temporales, obras de teatro, lecturas, presentaciones de libros, exhibición de películas, audiciones. Todas ellas, acerca de Berlín durante el nacionalsocialismo y sus consecuencias para la vida de la ciudad. 
 
Fin de una era
 
Con más de 4 millones de habitantes, Berlín era antes de la llegada de Hitler a la cancillería, la tercera más grande metrópolis mundial. Durante el período democrático previo a ese acontecimiento, la llamada República de Weimar, Berlín era un centro para las ciencias, el comercio, las finanzas y la industria. Una ciudad pulsante, multicultural, vibrante, cuna de nuevas corrientes artísticas, eje del avantgarde mundial, de la experimentación, la creación, así como también de conflicto social y confrontación política, consecuencia inevitable de la reciente ruptura con la tradición monárquica. Berlín era el centro efervescente de una nueva sociedad que nacía. 
 
El 30 de enero de 1933 marca el comienzo del fin de esa era, de la destrucción de una democracia que no acababa de nacer, y de la diversidad. La Constitución y los derechos fundamentales son abolidos, los sindicatos disueltos, partidos políticos y asociaciones civiles anulados u obligados a disolverse. Todo de manera rápida y atroz, a través del terror, la opresión y ataques directos y brutales a opositores políticos, la comunidad judía y otros grupos o minorias sociales.
 
A quienes recorran las calles de Berlín en este 2013, les esperan alrededor de 40 columnas biográficas sobre unos 200 artistas, escritores, compositores, gente del teatro, músicos, pero también de médicos, juristas y profesores que influyeron y enriquecieron la vida de la ciudad a principios de los '30. Todos ellos fueron acorralados y perseguidos, víctimas del nacionalsocialismo por no encuadrar dentro de su esquema de "normalidad" racial, ideológica o estética, un esquema racista y antisemita. Con eso, sus carreras y en muchos casos sus vidas, se vieron truncadas. Su recuerdo fue negado y eliminado de la memoria colectiva a la fuerza, sus nombres y sus obras, prohibidos. Entre ellos hay algunos nombres para nosotros hoy conocidos, como Albert Einstein o Bertolt Brecht, pero la gran mayoría permanece desconocida. La idea de la instalación, es recuperar y devolverles su memoria y su valor.
 
Otras columnas informan sobre 50 proyectos expositorios asociados.Otras 11 columnas marcan lugares precisos de la ciudad, informando acerca de hechos ocurridos allí entre 1933 y 1938. Por ejemplo en Wittenbergplatz, donde se señala el tema "De boicot a pogromo", o en el Lustgarten, acerca de "Resistencia y difusión pública".
En conjunto, hacen de la ciudad, una exposición temática en sí misma.
 
Es de destacar que bien vale la pena una visita a la exposición dentro del Museo de Historia Alemana, la cual hemos visitado con el equipo de HOLABERLIN y nos ha resultado muy atractiva, claramente organizada, interactiva, tratando aspectos poco analizados en otras exposiciones, lo cual la hace interesante aún para avezados en el tema. También está pensada para jóvenes y niños.
Recordamos que el ingreso a la muestra es gratuito, pudiéndose además participar de las visitas guiadas que se ofrecen, o bien haciendo uso de las audioguías gratuitas. Tanto visitas guiadas como audioguías para adultos o niños, así como transparentes explicativos, sólo están en inglés y alemán.
 
Duración: 60 minutosDetalles de la exposición en el Museo de Historia Alemana:
Tours públicos en alemán: Lunes 14hs, Sábados 15hs, Domingos 13hs
Tours públicos en inglés: Viernes 14hs
Costo de la visita guiada: 4.- Euros
Entrada a la exposición: gratis, abierta todos los días de 10 a 18hs
 
Para escuelas o institutos, organizamos tu visita grupal:
Precio: 1.-eur por alumno + servicio de interprete/guía. Consultar precios según número de participantes.
consultas a [email protected]
 
 
 
Mariángeles Aguirre para HOLABERLIN
 

Añadir nuevo comentario